FAMILIA, IGLESIA, NACIÓN


Soy un cristiano que tiene más de 30 años de edad, me siento parte de una nueva generación. He vivido toda mi vida en algo que muchos llaman "Iglesia"...Pero mi pregunta queda sin contestar...
Cuando quiero entender ¿Qué es la Iglesia? lo primero que encuentro es que para entender la respuesta a esa pregunta debo vivir esa maravillosa experiencia de entender que la Iglesia es algo eterno, es algo vivo, es Dios aquí en la tierra.
He estado en mi afán con grupos donde hay gente que lleva mas de cuatro años en la iglesia y otra que lleva un par de meses y la pregunta ha quedado ahí sobre la mesa: ¿Qué es la Iglesia?
Las personas antiguas me han respondido que de acuerdo a lo que han vivido en la Iglesia ésta ha sido un lugar de contrastes. Un lugar donde han visto todo lo bueno, pero también lo malo. Un lugar lleno de experiencias muy buenas, pero también malas, un lugar con alegrías, pero también con tristezas.
Las personas nuevas me han hablado de que para ellos ha sido un lugar de "cambios", un lugar de vida nueva, un lugar donde se encontró el cuidado y la guía familiar anhelada.
Según tu experiencia, ¿Qué es la Iglesia para ti?
Muchos pueden tener una larga cita de versículos y libros sobre este tema. Pero yo quiero reflexionar sobre este tema hablando sobre que la Iglesia es la "Familia de Dios".
La Iglesia es un resultado, es la sumatoria y conjunto de familias.
Antes que la Iglesia tal cual la conocemos Dios ya había bendecido a todas las familias de la tierra con Abraham. Dios ya había utilizado a las familias para preservar sus generaciones, es más, Jesús mismo nace dentro de una familia.
Por eso:
Noé no entró sólo al arca
La bendición no fue sólo para Abraham
La pascua fue celebrada por familias, no por individuos antes del éxodo.
Los muros en los tiempos de Nehemías no fueron restaurados por individuos, sino por familias
Cornelio no se salvó solo
Muchas Iglesias nacieron en casas.

Claramente en la escritura Dios no pensó a la Iglesia como un conjunto de individuos donde cada uno tiene un llamado propio y desconectado de los demás. La Iglesia fue pensada para funcionar como una familia donde nuestro actuar en aquellas cuatro paredes del hogar es profundamente "normal".
Es decir, ahora se entiende cuando la "credencial" de cualquiera que anhela ministerios debe ser su "casa ordenada" como primera cosa antes que cualquier estudio o reconocimiento humano.
El asunto es simple: "La Iglesia está como está en nuestros países porque es el reflejo de lo que pasa en nuestras casas"
Gran parte de la palabra que recibimos y leemos en la escritura sólo funcionará plenamente en el contexto familiar porque Dios creó así las cosas.
Iglesia no será necesariamente un lugar donde se juntan las personas para ejecutar algo religioso. Iglesia en su plenitud es cuando El padre de familia ordena la casa y como respuesta divina los hijos también se ordenan.
Sólo en el contexto familiar se esperará con amor a aquel pródigo que vaga por el mundo.
Sólo en el contexto familiar se puede vivir aquello de amar a los hermanos, de no permitir "asuntos pendientes" en cuanto al perdón y la sana convivencia.
Pensemos ahora: Las personas nuevas, sean solteras o casadas vienen con el modelo familiar más atrofiado que nunca. Hijos que nunca han tenido límites, parejas que no entienden el porqué casarse. ¿Qué modelo necesitarán?...
Si son salvos, ¿donde mirarán?..
Deben mirarnos...a nosotros, modelo de Dios aquí en la tierra.
Hace poco miraba una entrevista que le hacían a un predicador, el entrevistador era chileno el cual decía: “Ahora mande un mensaje a los cristianos, nuestra televisión está en 50 ciudades, somos como 3.000.000 en Chile….. yo me quedé pensando….si fuéramos mas de 3.000.000 de cristianos convertidos y con familias bien constituidas este país sería otro porque la Iglesia sería poderosa. Los candidatos presidenciales nos temerían. Pero la realidad es que muchos de los que protestan o levantan la voz frente a la relatividad moral presente ven como en sus propias casas el evangelio no resulta.
Mi concepto de avivamiento ha cambiado, no es sólo caerse para atrás o ver sanidades y milagros grandiosos (los he visto). El punto es que después de esos momentos se tiene que volver a la casa y si no hay un mover de Dios en nuestras familias dudo mucho que eso se manifieste cuando nos reunimos.
Nuestras reuniones son el resultado de lo que vivimos en nuestras casas.

En base a lo anterior, creo firmemente en que la base y respaldo de todo aquel que ocupa algún lugar de liderazgo debe ser su familia. Pienso, si una persona que lidera a otras por largos años, ¿Cómo podrá invitar a otros a ganarse a su familia si Él o ella no se la ha ganado para Cristo?. Obviamente que hay diferentes casos. Pero, ¿No habrá llegado la hora de HABLARLE A LA GENTE SOBRE COSAS QUE A NOSOTROS NOS RESULTEN PRIMERO?
¡Cuántas veces pasé por Romanos 8 y lo leí desvinculado de lo que estoy hablando en estas líneas!.
EL SUEÑO DE DIOS EN FORMAR UNA FAMILIA GRANDE PARA QUE SU HIJO SEA EL PRIMOGÉNITO.
Pero…si esto es sólo un concepto que no logra llegar a nuestra casa de forma práctica seguirá siendo solo eso: UN CONCEPTO
En la familia nunca la autoridad de una persona de la Iglesia será tan efectiva como la de un padre o madre que se vuelve al Señor.
Enseñamos muchas veces a perdonar a los discípulos nuevos a los padres inconversos pero nos les enseñamos a ganarlos para Cristo.
He visto como muchas personas han tomado como vicio este paradigma sirviéndose de la iglesia y no sirviendo a la Iglesia. Entregan a sus hijos para que las iglesias, grupos de jóvenes o adolescentes los formen cuando Dios entregó esa labor a los padres de manera IRRENUNCIABLE.

¡GANEMOS A LOS PADRES!
Ahora entiendo mucho mas la escritura, ahora entiendo el porqué Pablo llegaba a una ciudad y establecía una Iglesia en corto tiempo y después se iba a otro lugar.
¿Por qué? Porque dejaba algo vivo, dejaba familias. Con razón en muchas cartas el saluda "A LA CASA DE", es decir, las casas no congregaban INDIVIDUOS, las casas congregaban a la familia.

Salvar a un individuo es una primerísima etapa, trabajar para que su familia sea salva corresponde a subir de nivel porque sólo con familias formadas y en el orden de Dios manifestaremos el Reino de Dios aquí en la tierra.
Creo firmemente que esta no es una opinión mas, sé que estoy en el Espíritu de muchos siervos y siervas alrededor del mundo que están llamando al pueblo como "atalayas" para que asuman su responsabilidad frente a esto.
Personalmente ya no me llama la atención el carisma o el don de las personas que viven haciendo cosas en la Iglesia o que hablan bonito. Lo que me llama la atención es su familia o como luchan para ganarla para Cristo.
A cualquier ungido o ungida Dios no le demandará solamente el cómo usó sus talentos o cuantas personas ha ganado para Cristo. Dios les demandará el "como edificaron su casa" porque sin ese fundamento todo ministerio carecerá de efectividad.
Hace muchos años un hermano decía: Nuestra meta será ganar a una persona para cristo. Eran cien hermanos, toda la congregación decía amén, porque eso les significaría ser 200 hermanos EL DOBLE.
Sin decir que eso estuviera mal, en estos tiempos diría: "Que este año, toda nuestra familia esté en el Reino de Dios" y la Iglesia puede multiplicarse de manera nunca antes vista, pues, con tristeza lo digo: La mayoría de esos cien hermanos ya no está en Cristo y muchas familias de ésas están completamente destruidas.
Hablar de familias es hablar del largo plazo, de una vida que no se puede improvisar, de un camino que debe carecer de opiniones propias y debe abundar en mucha palabra de Dios. Está escrito: "Si se instruye al niño en su camino, el niño no se apartará en toda su vida". Eso me habla de proceso. Si se hace una cosa, se obtendrá un resultado, sino se hace, la tragedia está a las puertas.
Tengo la bendición de Dios de provenir de una familia bien constituida donde todos servimos a Dios. En medio de muchas carencias y falta de visión Dios nos permitió mantenernos adelante. Si mis padres -a los cuales admiro mucho- no hubieran hecho su trabajo mi vida y la vida de mis hermanas sería un desastre. Con esto no quito la responsabilidad que tiene cada individuo, sino que lo que recalco es que aquí hay poco espacio para la improvisación.

Todos somos es resultado de una formación, nos guste o no, Dios quiere hacer las cosas nuevas si tu vivencia no ha sido la óptima.
Siento tan fuertemente decir que si eres soltero o soltera importará mas que nunca con quien te casas y tienes hijos, pero también el ¿para qué te casas?.
Cuando veo que muchos padres dejan a sus hijos unirse a personas no cristianas esperando que las salven entre cada demostración de cariño puedo oler la falta de visión y de propósito.

Vienen tiempos donde el respaldo y la base divina de todo hombre y mujer de de Dios será como formen su casa.

Debemos más que nunca pensar a la Iglesia como una familia llena de personas normales y que “les resulta la vida”. Llena de personas felices.
He visto en mi contacto con personas mucha insatisfacción, muchas veces se va a reuniones a sufrir y a cuestionar todo lo que se haga. Se mantienen conflictos pendientes por años y mucha gente vive los “peores años de su vida” en algo llamado iglesia.
¡Cuánto de esto cambiaría si nuestras Iglesias fueran familias de Dios aquí en la tierra y no sólo lugares de desarrollo personal o de consulta psicológica!
Aquellas familias donde se ama al débil pero se disciplina también. Aquella familia donde podemos tener muchas discusiones, pero al final nos seguimos amando.
¡Quién no querrá estar en un lugar así!
Dios nos creó para vivir en familias.

Te lo comparto porque eres de las personas importantes para mi.


Alberto Rojas J.
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

El Rey David y la Casa de Dios: Un llamado urgente para esta generación.

BUEY VIEJO - BUEY JOVEN.

¡PELIGRO! :: EL AMOR SE ENFRÍA