¡PELIGRO! :: EL AMOR SE ENFRÍA



Mateo 24:12 (Reina-Valera 1960)
“....y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mateo 24:12

Se levanta un peligro entre los servimos al Señor: Corremos el riesgo de enfriarnos en el amor.


El tiempo más peligroso es cuando somos puestos en estrecho y en el contexto de Mateo 24 el cual habla de los últimos tiempos.


Nadie de los lectores podría dudar que estemos viviendo tiempos finales. Sin duda esto será glorioso para la Iglesia, pero aún, en medio de lo tremendo que eso puede ser "el amor de muchos se enfriará a causa de la maldad existente y manifestada sobre la tierra".


Cuando se nos habla que nuestro amor se enfriará se refiere a la figura de un soplo que va poco a poco enfriando el corazón, una voz pasiva que va desvaneciendo la pasión que una vez tuvimos por Dios que poco a poco va bajando la temperatura evaporando aquello que ardía de amor.


¿Cuándo las cosas se pierden?, ¿Cuándo aquello que parecía tan firme se evapora?

He conocido en mi vida personas muy usadas por Dios y muy entregadas. Líderes con gran influencia que al día de hoy sus vidas son irreconocibles.

Quizás como yo, has visto personas que aún con las señales que hemos recibido su corazón está endurecido y en tinieblas.

Quizás nosotros mismos éramos firmes en cuanto a que lo malo era “malo” y lo bueno era “bueno”. Ahora no lo tenemos muy claro.


En estos tiempos finales donde muchos hemos sido puestos contra la espada y la pared van apareciendo las verdaderas motivaciones que nos emocionaban cuando servíamos a Dios de todo corazón.

En estos tiempos finales cualquier excusa para hacer cosas por hacer bajo la respuesta :"es para Dios" no servirá de mucho.

Quizás a muchos Dios nos ha bendecido de diferente manera y eso en vez de redundar en un mayor servicio y entrega ha causado un enfriamiento que difícilmente nos hará estar firmes en este tiempo final que ya ha llegado.


En estos tiempos postreros no basta sólo con ejecutar alguna labor. A Dios le importará mucho la motivación y el corazón que hay detrás de nuestra actividad cristiana.

Ya no bastará solamente asistir a una congregación; llegó la hora de vivir el cristianismo en plenitud, sin dobleces ni fingimiento.


El tiempo apremiante que vivimos nos lleva de una u otra manera a ser "fríos o calientes" en nuestro amor tal cual se menciona en el Apocalipsis.

Para los que alguna vez perdimos esa alegría de tener ardiendo el corazón por amor a Dios tenemos HOY la gran oportunidad de volver y ver como la iglesia de EFESO cuando comenzó el problema y el momento donde las cosas comenzaron a enfriarse.


Llego el momento de descubrir donde comenzó a evaporarse toda la pasión: Quizás te ilusionaste con la idea que existía una iglesia perfecta, y no es así.
Quizás alguien con influencia y liderazgo te decepcionó profundamente.
Quizás te decepcionaste amorosamente en medio de la congregación.
Quizás comenzaste a escuchar otras voces diferentes a las que vienen de Dios. No lo sé.
Quizás fue un pecado, quizás la trampa de la murmuración, quizás la debilidad humana nos hizo caer sin poder levantarnos hasta este día.
Quizás las promesas todavía no se cumplen y eso ha enfriado tu fè.
Quizás este sistema nos absorbió quitándonos el tiempo que era reservado sólo para el Señor.
Quizás nuestro corazón comenzó a entusiasmarse con muchas cosas “buenas” por hacer dejando de lado lo “excelente”.

Si hemos encontrado la causa el paso siguiente es arrepentirnos de corazón, volvernos a Dios y Él estará esperándonos con toda su gracia y poder. Todavía queda un poco de tiempo para volverse al Señor y clamar delante de Él. Que nuestro amor, que nuestra lámpara, que nuestra pasión vuelva a encenderse.


Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia' (Rm 5,20)


|ES TIEMPO QUE NUESTRA EXPECTATIVA NOS DESBORDE.

VIENEN LOS MEJORES TIEMPOS PARA AQUELLOS QUE ARDEN POR DIOS|

CON CARIÑO

Alberto Rojas
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

El Rey David y la Casa de Dios: Un llamado urgente para esta generación.

BUEY VIEJO - BUEY JOVEN.