Dime con quién te unes y te diré donde llegarás



¿Cuál es el medio por el cual nuestras generaciones se levantarán? A través de las familias Dios siempre ha querido bendecir nuestras generaciones y todos aquellos solteros que crean a los diseños divinos tendrán las puertas abiertas para formar una "familia maravillosa" para servir a Dios.




La pregunta que me hago es: ¿Cómo llegar a concretar esa familia? Esto no se logra por arte de magia. Tampoco es por improvisación ni casualidad porque todos los cristianos tenemos en nuestro corazón el potencial divino para vivir la experiencia de conocer a la persona que en algún momento nos acompañará en la vida. Esto es algo maravilloso.
Hay algo que Dios dice una y otra vez: Lo que yo he creado funciona. Su diseño para nuestra vida funciona. Si lo que Dios ha creado no funciona, no es por problema de Él, sino por nuestros propios problemas.

Frente a la REALIDAD de hoy tenemos que pararnos y reflexionar sobre las cosas del amor, del amor entre el hombre y la mujer principalmente para ministrar a la juventud. Creo firmemente y ha sido una revelación para mí el hecho que Dios tiene un diseño para el tema del amor.

Me encanta la vida de José y María. Siempre me pregunto por qué Dios los escogió para un proyecto divino aún siendo muy jovencita María. A la luz de lo que hemos recibido Dios tenía preparado un diseño para alojar su plan divino aquí en la tierra (Su Hijo Jesús) y esta pareja lo pudo cobijar. Por otro lado no me canso de ADMIRAR la reacción de José cuando se entera del embarazo de María: "Y como José era justo, no quiso difamarla", es decir, José no se transformo en un hombre justo al conocer a María.

JOSE YA LO ERA, HABÍA SIDO FORMADO EN SU HOGAR PARA ALGO GRANDE EN SU TIEMPO.
 Si observamos a María es por todos conocidos que ella se guardaba y esperaba al Señor como muchas vírgenes de su tiempo. Y Dios la escogió. El primer principio que encuentro aquí es que en los planes de Dios cada hijo o hija debiera ser preparado o preparada en su hogar en santidad y justicia para no tener que ARREGLAR problemas después. También me llama la atención ABRAHAM que como padre estaba preocupado de QUIEN sería la esposa de Isaac y la razón de esto es porque quería preservar sus generaciones. Si Isaac se unía a una pagana la promesa de Dios sobre Abraham no se hubiera cumplido.

DESDE QUE NACEN NUESTROS HIJOS SON PARA DIOS Y PARA LA PERSONA QUE ÉL LES ASIGNÓ PARA CUMPLIR SU PROYECTO DIVINO AQUÍ EN LA TIERRA. JOSÉ NO ANDABA CON UNA Y OTRA MUJER Y MARIA NO ANDABA CON ESTE U ESTE OTRO....ALELUYA
LOS DOS ERAN UNA BOMBA MINISTERIAL QUE EXPLOTÓ DESDE SU RELACIÓN DE AMOR PARA IMPACTAR EL MUNDO.

Dios quiere que se acaben las improvisaciones......Y lo siento así: Dios no hará participe de sus maravillosos planes aquí en la tierra a cualquier persona. LOS FRUTOS SE TIENEN QUE VER. Pensaba en la instrucción que da el apóstol Pablo sobre que "el hombre debe amar a su mujer como Cristo amo a su iglesia"¿Es algo práctico o conceptual?, ¿Es algo que solo se comprende cuando se está casado o necesita cierta revelación cuando se está soltero?

La razón de estas preguntas es porque el amor que Dios pide en los matrimonios es el mismo que Él tuvo. Es decir, entregarse sin ninguna restricción. Es el rendir la voluntad para que la esposa o el esposo puedan sentirse amados. Cuando entendemos la forma de Dios es todo más fácil. (Juan P. Araya)
 Siento tanto en este tiempo que los diseños de Dios funcionan. Tristemente la generación pasada (incluso muchos cristianos) crió en su mayoría a hijos egoístas, amadores de si mismo, degenerados, orgullosos, sin límites Y CON PROFUNDOS TEMORES AL RECHAZO.
PENOSAMENTE todo eso es llevado a matrimonio o convivencia trayendo los desastres que vemos hoy.

Obviamente, gracias a Dios por nuestros padres, pero creamos juntos esto respecto de nuestros hijos: Prepararlos para que lleguen muy lejos. Formarlos como dones de Dios para servir a la Iglesia. Formarlos en su carácter de tal forma que nada les parezca imposible. Enseñarles desde chicos a respetar a la mujer, a servirles, a reconocerles, a amarlas. En nuestras casas los hijos aprenderán sobre que el amar no es una emoción solamente, sino una decisión de la voluntad. En nuestras casas descubrirán su don, en la casa se sentirán seguros de sí mismo para así escoger a la mejor persona de Dios para sus vidas cuando sea el momento. Así lo declaro proféticamente....!!! Un hombre machista,
infiel, inmaduro y violento SE FORMA. (Juan P. Araya)

ESTO LO VEMOS EN EL CAMPO CRISTIANO: Me lleva a pensar: "Nuestro estado de amor o relación con el Señor se mide en como manejamos o andamos en el amor con nuestro prójimo, y mas, con nuestro prójimo más cercano" (La persona que amamos).Es decir, la vida sentimental del alguien, la forma de conducirse guardarse refleja muy bien el tipo de comunión se tiene con el Señor.

Me viene una frase a esta hora: Dime con quién te unes y te diré donde llegarás. Eso anima a que los hermanos y hermanas que aman al Señor con todo su corazón no debieran tener mayor problema para unirse a la persona que Dios tiene asignada para ellos pues Dios se ENCARGA de dar testimonio por su Espíritu a los corazones. El problema que impide vivir en plenitud el amor es nuestra errada definición que tememos de el. 

Decimos que todos amamos, toda persona ama a otra persona, objeto o ente. Es cosa de mirar el día de San Valentín y ver como las parejas salen juntas y se "aman". Pero el concepto de amor del mundo está muy lejos del amor de Dios. Debemos entender que no todos aman. Quizás todos sienten atracción, cariño u otras emociones, pero eso no es amor. Nadie que no haya nacido del Espíritu Santo (nacer de nuevo), puede vivenciar el amor ni dar amor. Es imposible que en nuestra naturaleza corrompida queramos morir para que otros vivan (el verdadero sentido del amor). Es todo lo contrario. Por ejemplo, la base del pensamiento económico contemporáneo se basa en que el ser humano es egoísta que busca siempre maximizar sus posesiones. (Juan P. Araya)

Lo anterior me hace pensar que es tiempo de cambiar en nuestra generación lo que hemos comprendido como amar a alguien. Las preguntas caen de cajón: ¿A quién amamos? y ¿Cómo amamos? Personalmente creo que todavía no hemos vivido en nuestra generación la plenitud del amor. A diario me encuentro con personas que se unen a incrédulos, personas que caen en fornicación, personas que se unen simplemente por algo físico o porque le gustó la sonrisa sin mayor confirmación de Dios en el asunto y en muchos casos por extrema necesidad afectiva. Bueno, los resultados los hemos podido ver: Muchas veces el pololeo, noviazgo y matrimonio no han tenido ninguna trascendencia y aporte para el Reino. Es más, en muchos casos es causa de decaimiento espiritual y casi nulo crecimiento. Las historias se repiten una y otra vez. Al principio la efervescencia del enamoramiento, después se colocan los pies de manera violenta en la tierra abriéndose
los ojos viendo a una persona llena de defectos. Simplemente se juntan opiniones y maneras de ver humanas. Se pueden levantar las manos, orar y estar fornicando con la polola. Se pueden hacer o dar todos los pasos necesarios que cada congregación estipula, pero, al casarse a las personas les pasa lo peor: "dejan de servir a Dios". Creo que es tiempo de restaurar nuestras generaciones dándole sentido y propósito a nuestras relaciones. PERO ESO NO SE DEBIERA AVERIGUAR UNA VEZ CASADOS, SINO los frutos se ven ANTES.

Hace un tiempo veía el significado más puro de la palabra idóneo, y esta señala a la persona "adecuada, apropiada, conveniente y útil".
Es decir, si las cosas se dan en Dios, la persona que nos tiene asignada debe tener estas cualidades, NO PUEDE TENER MENOS. Después de haber aconsejado a tanto joven, después de haber observado como proceden en este tema de los sentimientos en otras iglesias...después de tanta cosa he concluido: Dios está buscando a una nueva generación para unirla y así como familia extender el Reino de Dios, eso traerá felicidad y plenitud a la relación. Si no está eso como base dudo que las cosas se den como Dios quiere en este tiempo...Nos urge por tanto en este tiempo cambiar nuestra manera de pensar, nuestra manera de ver la vida y los sentimientos. Sinceramente Dios tiene que quebrar nuestros moldes y estructuras que a veces no contribuyen en nada a la extensión de su Reino.
Quizás en nuestras casas nunca nos formaron para amar a otra persona y apenas sobrevivimos nosotros en lo individual, mendigando afecto o atención; pero ahí está lo maravilloso: Creer que Dios hace todas las cosas nuevas..y en nuestros genes se corta toda superficialidad y Dios cambiara nuestra mirada para ver en profundidad a las personas que nos rodean y discernir por su Espíritu. En nuestros genes están los profetas, apóstoles, siervos y siervas que conmoverán a este mundo para GLORIA DE DIOS.
HA LLEGADO LA HORA DE DEJAR DE JUGAR....!!!!
Los sueños de DIOS que no hemos podido ver en nuestra familia, Dios permitirá que los veamos en nuestras propias familias por amor a nuestras generaciones.
Hay generaciones que SIEMBRAN, otras que COSECHAN. Hay generaciones que SALEN de Egipto,
Hay otras que CONQUISTAN Hay generaciones que TODO LE CUESTA Pero viene otra generación la cual ira mucho más lejos que nosotros. Depende de nosotros hoy que esto se cumpla.

ASI LO CREO Y ASÍ LO VEO...!!!

Alberto Rojas


Mi Twitter :  @ArjRojas
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

El Rey David y la Casa de Dios: Un llamado urgente para esta generación.

BUEY VIEJO - BUEY JOVEN.

¡PELIGRO! :: EL AMOR SE ENFRÍA