|Viaje al ADN de JONÁS|





"Generaciones completas han ido a la sepultura sin haber cumplido plenamente su propósito en la tierra" Satirio Dos Santos

¿Qué es lo que se interpone muchas veces entre el deseo de Dios y nosotros que no sintonizamos con su querer?
¿Es que Dios no habla?, o ya nos habló y algo impide ver y obedecer su voluntad. Muchas veces nuestra cultura impide ver lo nuevo de Dios

Un amigo definía la cultura como la forma en que un pensamiento determina la forma de vida de una comunidad o de un grupo determinado.

Quizás muchas veces hemos visto como una palabra es entregada con poder, dos familias o personas la escuchan, pero al transcurrir los años los resultados son TOTALMENTE diferentes. Una familia ve bendición y la mano de Dios fruto de su caminar bajo la palabra. La otra sólo tinieblas, depresión, desorden y lejanía del corazón de Dios. LA CULTURA impidió ver lo NUEVO DE DIOS impidiendo recibir la palabra de Dios.
Podemos ser salvos pero todavía nuestra vida puede ser determinada por la cultura del hombre caído.
Muchos conocemos a Dios y sabemos al igual que Jonás nuestra asignación. Él era profeta e instrumento de Dios aquí en la tierra. Dios le hablaba, y le tenía mucha paciencia. Sin embargo, había algo había algo TREMENDO que impedía que este profeta obedeciera a Dios: SU CULTURA.
Tomándonos de su ejemplo podemos ver que genuinamente podemos tener un don, una palabra a obedecer la cual Dios mismo nos ha dado, pero, esa palabra dará fruto dependiendo de la CULTURA NOS GOBIERNE.
Jonás no fue llamado a cualquier cosa, no fue llamado a visitar una viuda, ni para impartir algún milagro. Jonás fue llamado a predicar juicio y arrepentimiento a una ciudad que ERA ENEMIGA de Israel. 
Jonás era un nacionalista 100% y en su mente estaban las numerosas veces donde los ninivitas fueron sobre Israel causando dolor y pérdida. Aún así, a Dios se le place hacer ALGO NUEVO: Salvar a miles de personas.
Y eso va en contra de la CULTURA de Jonás. Su mundo pensante piensa de NINIVE:
-Enemigos de Israel.
-Merecen el juicio de Dios.
-Ojo por ojo, diente por diente.
-Sodoma y Gomorra

Tengo en mi memoria a muchas personas que han escuchado lo NUEVO de Dios, sin embargo, la CULTURA QUE LOS GOBERNABA impidió, es más, les hizo rechazar la voz de Dios.
Aún teniendo respuesta al alcance de la mano deciden NO ESCUCHAR porque SABEN LO QUE DIOS LES DIRÁ y eso va totalmente en contra de su formación cultural influenciada por : Familia, educación, religión, etc.
Este no es un tema menor, ya que el profeta Jonás prefería el suicido a ir en CONTRA DE LO QUE EL CONSIDERABA correcto.
Muchos podemos clamar por la voz de Dios en este tiempo, pero la verdad, ¿Estaremos dispuestos a recibirla y obedecerla?.  Quizás esa voz nos indicará hacer y proceder TOTALMENTE en contra de nuestra CULTURA y de lo que hemos creído de cómo debe Dios obrar.
Jonás HUYE, SE REVELA, DESOBEDECE, SE OCULTA.
¿Qué es aquello que le impulsa a ir en dirección contraria?
SU CULTURA.

Si en este tiempo no nos abrimos a vivir la CULTURA DEL REINO, Dios no nos podrá llevar como Iglesia a impactar nuestra nación. Su Reino está vivo, está expandiéndose y afirmándose y sólo los que estén completamente dispuestos a cambiar TODO si es necesario Dios los levantará poderosamente.

¿Algo nuevo de Dios hoy?
¿Hay VINO NUEVO sobre su pueblo?
Quizás muchas cosas nos INCOMODEN tremendamente porque van en contra de lo que hemos creído.
¿Cuál es tu NÍNIVE de la cual huyes?, ¿Donde Dios te ha enviado y has tardado en obedecer? Sabemos que es la voz de Dios, sabemos que es su voluntad PERO es tan fuerte la influencia de nuestra parentela, de nuestra formación, fracasos o tropiezos que nos quedamos en un estado de Saber, pero NO hacer.
Duele muchas veces ver a mucha gente "cristiana" declarar juicio de "Sodoma y Gomorra" para nuestra ciudad donde nadie distingue la derecha de la izquierda, cuando Dios ha decretado tiempo de arrepentimiento.
Hoy Dios quiere derramar fuego del cielo pero expresado en derramamiento del Espíritu Santo.
Los discípulos que hablaron a Cristo para derramar fuego del cielo hablaban bajo la cultura del juicio y de la muerte a los enemigos de Israel.  Lucas 9:54 al 56
¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, como hizo Elías, y los consuma?
Entonces volviéndose él, los reprendió, diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois;
porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas.

El descendiente de Jonás.
Nos impacta lo declarado en Mateo 16:17-18
"Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.
Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella"
En otras palabras Cristo declara, Simón (caña mecida por el viento), tú también eres Pedro (Roca).
Una revelación de este tamaño no puede venir de Jonás, viene del cielo porque la Iglesia no la edificarán los descendientes de Jonás, sino los que tienen revelación de lo que es Cristo viviente HOY.
Sin embargo, nos impacta que después de este monumental momento el apóstol  Pedro lleno del Espíritu Santo a la hora que Dios lo quiso llevar a su NINIVE ( Casa de Cornelio) le tuvo que presentar una visión para declararle que la hora de los gentiles había llegado.
En otras ocasiones el Jonás de Pedro sale a la luz de tal forma que si Dios no hubiera llamado al apóstol Pablo el evangelio no se hubiera extendido por todo el mundo conocido.
En estos días Dios quiere levantar una Iglesia de acuerdo a su corazón, con sus diseños y su poder, sin embargo eso representa para muchos su NINIVE y hacen un sin fin de cosas huyendo de lo que Dios ya les ha dicho.
¿Cuántas veces hemos declarado Juicio donde Dios ha dicho Misericordia?

¿Por qué no ceder y vencer ese ORGULLO que mantiene a la Iglesia tal como está?

Dios quiere levantar un nuevo modelo de familia, según sus diseños, sin embargo, eso representa para muchos su NINIVE porque aún, no pueden ver, que la familia que Dios requiere para estos tiempos se diferencia  en muchos casos TOTALMENTE  de la familia que hemos tenido.
Y la Iglesia que Dios quiere levantar se diferencia radicalmente de la Iglesia que hemos conocido.
En todas las áreas nos encontramos frente al gran desafío de Dios, ¿Esperaremos que nos vomite un pez en la playa para ir obligados y sin ceder a cumplir nuestra misión?
Si conocemos el corazón de Dios el cual es puro amor, ¿No habrá llegado la hora de dejar todo atrás y  lanzarnos a lo que Dios quiere HOY de nosotros?

Una cosa es ser salvo, otra distinta es vivir bajo la cultura del Reino de Dios.

Ánimo, Dios está con nosotros.

No nos vayamos de esta tierra sin cumplir el propósito de Dios por causa de nuestra tozudez.

Alberto Rojas









albertor.jaramillo@gmail.com
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

El Rey David y la Casa de Dios: Un llamado urgente para esta generación.

BUEY VIEJO - BUEY JOVEN.

Nacidos para GOBERNAR