Nacidos para GOBERNAR


¿Para qué liberar a nuestras generaciones? Para gobernar.


Confieso que me encantaría asistir a un seminario donde se nos enseñe a gobernar. Creo que esa capacidad ha estado escondida en algún lugar y necesita ser activada  pues está en la naturaleza de todo hijo de Dios.
Invertimos tanto tiempo en hablar sobre las limitaciones y los fracasos del pasado que muchas veces olvidamos el potencial con el cual hemos sido creados desde el mismo día en que Cristo vino a nuestras vidas.
A esta altura del tiempo debemos examinar lo que entendemos por gobernar. Si lo preguntáramos a la hermandad muchos lo asociarían a los gobiernos políticos. En este punto sale a la luz la falta de renovación de nuestra mente al no entender que el Reino de Dios está sobre las derechas, izquierdas y centros porque al final el corazón del hombre sin Cristo siempre se inclinará al mal no importando el color político.
Entonces, cuando hablamos de gobernar hablamos de algo que está sobre los gobiernos de este mundo. Sin duda, el gobierno de Dios es teocrático. No es democrático. Y Dios quiere gobernar en esta tierra a través de su Iglesia.
El punto es que por una falsa modestia o un espíritu de falsa humildad se ve como algo bueno que la Iglesia se mantenga escondida debajo de un almud teniendo en su naturaleza el brillar.
Cuando entendemos que hemos nacido para gobernar se nos revoluciona la escritura.

Desde mi infancia se me habló de estos ejemplos:

-Adán y Eva: Pecado de la desobediencia
-José: Los sueños siempre permanecen, se puede vencer la tentación y ser fiel en el lugar donde uno esté
-Moisés: El libertador
-El pueblo de Israel: Simboliza el que ha salido de Egipto a la libertad en Cristo. A las promesas que tenemos una vez que alcanzamos la salvación.
-Daniel: El hombre fiel que estuvo en el horno de fuego asistido por el "cuarto" hombre que para nosotros es la asistencia de Jesucristo en medio del fuego de la prueba.
-Los tres jóvenes de Babilonia: Integridad. Comen de la comida del Señor y se mantienen firme aún con el riesgo de la muerte.
-Nehemías: Varón con carga por Dios. Líder por excelencia de los equipos de trabajo y con visión de Dios para levantar los muros caídos.
-Ester: La mujer de Dios que estuvo en el lugar y tiempo justo de Dios para atreverse a entrar a la presencia del rey aún con el riesgo de muerte e interceder por su pueblo Judío.
-Jesús: Toda su vida se ve como un testimonio. Desde su infancia a la cruz es el ejemplo sublime y completo para nosotros y los que creerán en la salvación eterna.

Creo que al igual que yo tú has escuchado y compartido mensajes referentes a estos ejemplos maravillosos, razón por la cual, pienso que aún estando bien todas las enseñanzas que se nos han impartido como principios de Dios la mayoría de las veces se enfoca en cuanto a nuestra condición personal y no respecto del avance del Reino de Dios.
Es más, muchos expositores que ministran a la presente generación hablan como si estuvieran hablando a una generación que necesita entretención, con eternos hábitos ocultos y siempre con pecados para descubrir y por los cuales pedir perdón clamando en el altar con lágrimas.
Se habla demasiado al fracasado, al cojo, al enano, al religioso y se interpreta la escritura haciendo creer que la gente que escucha es un grupo de personas que no piensa y sólo viene a nuestras convocaciones a llorar un poco y a sentir alguna experiencia para después diluirse en la semana y luego volver a la semana siguiente a cargar las pilas o baterías.
Creo más que nunca que nuestras convocaciones son centros de entrenamiento, no de aburrimiento.
Estamos frente a una generación de gobernantes que se desarrollarán en su mayor parte fuera de las cuatro paredes extendiendo el Reino de Dios. Necesitamos ver y que el Espíritu Santo nos revele que cada uno de los ejemplos citados anteriormente, más que ejemplos personales de los cuales debemos reflexionar o aprender se tratan casos de gobierno.

-Adán y Eva: Por su desobediencia no pudieron ejecutar el plan de Dios, no pudieron gobernar sobre todo lo creado como era la intención de Dios. El gobierno de la tierra se perdió por causa de la desobediencia.

EL PECADO HACE DAÑO, SI, EL PECADO AFECTA, SI. PERO EL PECADO SIN CONFESAR ABORTA EL PLAN DE DIOS PARA NOSOTROS, FAMILIA E IGLESIA: GOBERNAR SOBRE ESTA TIERRA.

-José: Desde la adolescencia Dios muestra a esta generación que gobernará y para eso necesitamos ENTRENAMIENTO. Sin entrenamiento no se puede GOBERNAR. Ahora, si tienes bajo dominio del Espíritu tu intimidad podrás Gobernar la casa, la cárcel, y un IMPERIO. En el Reino del Señor no se puede gobernar sin entrenamiento. Fiel en lo poco, fiel en lo MUCHO. Aleluya.
En el Reino del Señor, si eres entrenado, cuando gobiernes, aún en esa posición puedes experimentar -como José- que tu perdón a aquellos traidores puede preservar al pueblo de Dios en la tierra de Egipto.
Pregunta: ¿Cuántas oportunidades de gobierno se pierden por nuestros problemas personales?. El perdón es una llave de gobierno y autoridad.
-Moisés: Su nombre lo marca, entra a las esferas de poder desde su infancia, pero es con un propósito: Prepararse.
Por muy corrupto que sea el medio donde se desenvuelva un Hijo de Dios no perecerá, al contrario, su naturaleza prevalecerá. Con esto debemos entender que el problema de Moisés que lo llevó a pecar fue su impetuosidad y no el adorar a dioses paganos, eso quiere decir que el sistema satánico no lo gobernó, sino que sirvió para estar en el día y hora donde tiene que marcharse al desierto de Madian para cumplir posteriormente con su asignación: Liberar a miles de personas.
Cuarenta años de preparación y anonimato. En estos tiempos de tanta ansiedad, Dios necesariamente tiene que tratar el SER de los gobernantes antes que el HACER. Todo aquel que gobierna tiene una meta, Moisés la tenía, ¿Cuál es la tuya?, ¿Donde quieres llegar?
-El pueblo de Israel: Dios quería enviarles algo más que señales, maná, agua, carne, calor y sombra. Dios quería que conquistaran y gobernaran la tierra que les había prometido.
Toda la generación que salió de Egipto no pudo poseer la promesa, pues, no se puede gobernar sobre lo que Dios te ha dado estando atado al pasado.
No puedes gobernar en la libertad de Dios si tienes mente de esclavo. Si piensas como esclavo añorarás esos años donde eras un anónimo y sólo se te tomaba en cuenta para producir para otros y con objetivos fuera del Reino de Dios (Ojo con los trabajos). Cuando tienes mentalidad de gobierno puedes comenzar como empleado pero será por un tiempo porque lo verás como una temporada para después tener tu propio ámbito de gobierno empresarial para estar disponible todo el tiempo para servir a Dios y con finanzas que
prosperen la Iglesia. Conquistarás lo que jamás imaginaste.
Señor cambia nuestra mentalidad en lo estudiantil y laboral. No podremos avanzar con mentalidad de esclavo o de empleados que sólo trabajan por un sueldo. Basta ya de misericordia, que vengan los tiempos de tu bendición. Aleluya
Dios le dio a Israel la tierra prometida (Suceso), pero Israel debía conquistarla (Proceso)
¿Cuántas cosas Dios nos ha dado y no hemos vivido el proceso para tomarlas? A un gobernante nada se le da gratis.
-Daniel y los tres jóvenes de Babilonia: ¿Se puede ser fiel a Dios aún en medio de un imperio sanguinario? Si, estos hombres nos hablan de que por causa de la gracia de Dios se puede llegar a un alto puesto de gobierno humano pero mantener el corazón en el gobierno de Dios. Se es influencia, no se es influenciado.
Se puede poner con libertad la vida en riesgo, pero si Dios tiene un plan con sus gobernantes nuestra vida será preservada. Es interesante el hecho que podemos ser condenados por el sistema humano que nos invita a claudicar en la fe, pero si no es el tiempo Dios librará tu vida porque TE NECESITA AHÍ TODAVÍA.

Estos hombres son ejemplos para todos aquellos que tienen carga por servir en la política de su país y como deben conducirse, sin tranzar, sin alianzas con los paganos, siempre en verdad, siempre con las ventanas abiertas, porque el gobierno de Dios está sobre el gobierno humano o cualquier partido político.
Nehemías: ¿Qué saca a este gran varón de un puesto importante en un imperio para levantar en 52 días unos muros que llevaban caídos más de 120 años?
Aún estando lejos, aún no teniendo nada. Dios atiende el clamor de este gobernante por los muros de Jerusalén. Inclina su favor, le provee madera y permisos concedidos por el rey y emprende la gran tarea.

¿TE DUELE EL CORAZÓN POR LOS MUROS CAÍDOS?, ¿LO SIENTES COMO UN DEBER AUNQUE AVECES A LOS QUE "DEBIERA" IMPORTARLE VIVEN EN LA MAS ABSOLUTA INDIFERENCIA?

Tantos años en la ruina que se volvió como algo normal. Pero, bastó un hombre con mentalidad de gobierno para que todo el sistema fuera movido por Dios para cumplir la maravillosa tarea de la reconstrucción.
Veo por el Espíritu Santo a muchos gobernantes que desde lejos vendrán con provisión para levantar la obra de Dios que en muchos lugares está en ruinas. Un gobernante sirve, un gobernante según Dios trabaja en equipo, un GOBERNANTE asume la responsabilidad aunque no sea la "persona directa y causante" de la ruina. Un gobernante frente a la ruina lejos de criticar sin propósito, ora, se humilla, clama y asume su responsabilidad. Qué hermoso tiempo viviremos en la Iglesia, lo que por años ha estado caído en breve tiempo se levantará por medio de una generación gobernante.
-Ester: Joven huérfana adoptada por su tío. Quizás con carencias. Pero fue usada por Dios de una manera increíble. Fue puesta en los propósitos divinos en el camino hacia el rey.
En lo concreto y práctico, Ester, aún estando en posición de gobierno no se olvidó de su pueblo, de su naturaleza y corrió el riesgo de su vida por causa de esto. Si Dios te da gobierno, no es por causa tuya solamente, hay generaciones completas, pueblos y países que dependen de tu gestión. Toda consagración, perfume, favor del rey e influencia fue preparado para algo en tu vida: Gobernar para preservar el destino de pueblos enteros y sus generaciones.
-Jesús: Nuestro amado Señor. Filipenses 2 nos relata el camino del Señor hacia el trono.
He escuchado a tantos que predican: "Si hemos muerto con Cristo, hemos resucitado con el y ahora estamos en los lugares celestiales". Me parece genial la revelación de la palabra en la carta a los Romanos pero con la salvedad que Cristo trajo el Reino de Dios aquí a la tierra. En cada paso mostró gobierno sobre todas las cosas. Sólo en el momento de su muerte entregó su vida. El Señor murió por algo más grande que salvarte a ti o a mí.
Murió para que el plan de Dios se cumpliera el cual era levantar una generación viviente de hijos que conformaran una familia de acuerdo a sus diseños y así toda la Iglesia poderosa se enfrentara a las mismas puertas del infierno y prevaleciera. Menos que eso NO. aleluya.
Es tan contradictorio y pobre pensar que Jesús murió para que nos fuéramos al cielo solamente. ¿Cómo podremos pensar así si a veces los "salvos" no logran gobernar su propia lengua?.
Es tiempo de rogar al Señor que nos dé Espíritu de revelación para entender el sacrificio de Cristo como un acto de gobierno que lo llevó y levantó para que todo un pueblo se levantara con Él.
Cuando vemos tantas cosas hoy sin gobierno donde la Iglesia tiene muy poca autoridad pienso que el sacrifico de Cristo está vigente y el poder que se genera a través de El también, por eso creo que somos nosotros los que hemos reducido la sangre y la cruz a algo que asegura la salvación personal y la vida eterna dejando de lado el plan urgente que Dios quiere manifestar en esta tierra: Gobernar.
Preguntas:
¿De qué sirve la muerte de Cristo si nuestra familia no es salva?
¿De qué sirve la muerte de Cristo si no hay tiempo para intimidad con Él?
¿De qué sirve la muerte de Cristo si no cumplimos el plan del Padre aquí en la tierra?
Nuestro Señor nos muestra un camino para creer de todo corazón que si HOY nos
entregamos al plan de Dios salvaremos generaciones completas y cambiaremos la historia de nuestras familias y por qué no decir, nuestros países.
A esta altura sería bueno desintoxicarnos de cosas que hemos recibido, evangelios místicos salidos de oficinas teológicas o de personas que nos enseñaron y no les resultó en su propia casa.
Es tiempo de proclamar que hemos nacidos para gobernar, gobernar y administrar nuestra vida, tiempo, familias, Iglesia, trabajo y estudios. Donde estemos, aún si es por la causa de Cristo en la cárcel, eso será momentáneo. Las prisiones se abrirán para que los hijos de Dios sigan haciendo la voluntad de su Padre.
Es tiempo de cambiar de mentalidad. Dios nos llevará a lugares que jamás soñamos.


Declara: “El Reino de los cielos se está manifestando en esta tierra de una manera poderosa; mi vida dará testimonio de esto a través de acontecimientos sorprendentes y oportunidades inexplicables que se abrirán delante de mí; lo que antes estaba cerrado ahora se abre; conexiones divinas están llegando; la revelación del cielo viene en aumento sobre mi vida; es un tiempo extraordinario, profético y glorioso, donde el cielo está invadiendo la tierra y lo voy a vivir y disfrutar”.


Alberto Rojas

Mi Twitter :  @ArjRojas
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

El Rey David y la Casa de Dios: Un llamado urgente para esta generación.

BUEY VIEJO - BUEY JOVEN.

¡PELIGRO! :: EL AMOR SE ENFRÍA