Los dos templos.




A través de estos dos templos podemos ver que hay una distancia enorme entre el templo pagano y el templo de Dios. Entre lo que proviene de la religiosidad y el Reino de Dios.
No hay lugar para la mezcla entre la gloria de Dios y la gloria de los hombres. La palabra de Dios y las interpretaciones de los hombres.

Te invito a ver estos contrastes:

El templo pagano.
En el templo de dagón, los filisteos pretendieron dejar el arca, es decir, la presencia de Dios junto a lo profano. No puede suceder así sin pretender que haya consecuencias ni juicio.La gloria de Dios no puede  estar donde se le rinde culto a Satanás, al hombre, al orgullo o simplemente al pecado en sus  distintas manifestaciones. La gloria de Dios será tan grande en los años venideros que todo lo que quiere levantarse como imitación caerá y será destruido.

Y tomaron los filisteos el arca de Dios, y la metieron en la casa de Dagón, y la pusieron junto a  Dagón. Al día siguiente los de Asdod se levantaron de mañana, he aquí Dagón postrado en tierra  delante del arca de Jehová; y tomaron a Dagón y lo volvieron a su lugar. Y volviéndose a levantar  de mañana el siguiente día, he aquí que Dagón había caído postrado en tierra delante del arca de  Jehová; y la cabeza de Dagón y las dos palmas de sus manos estaban cortadas sobre el umbral,  habiéndole quedado a Dagón el tronco solamente.Por esta causa los sacerdotes de Dagón y todos  los que entran en el templo de Dagón no pisan el umbral de Dagón en Asdod, hasta hoy. Y se  agravó la mano de Jehová sobre los de Asdod, y los destruyó y los hirió con tumores en Asdod y en todo su territorio.  1 Samuel 5:2-6

Satanás no sólo caerá, sino que será destruido y enviado donde pertenece.
La gloria de Dios nunca permanecerá en un sitio donde se adora a otros ídolos.
El estrago vendrá donde la gloria de Dios no sea el objetivo de aquellos que se sienten convocados por alguna religión. Ciudades enteras están con el Juicio de Dios a las puertas. ¿Cambiará la Iglesia el destino de millones de personas listas para ir al infierno?

El templo de Dios.

Jesús vuelve a su casa.  ¿A que llega Jesucristo al templo?
A manifestar su poder. Pero antes comienza a remecer su casa con total propiedad para luego manifestar su poder en sanidades.
Vendrán tiempos donde Jesucristo vendrá a su casa de oración para limpiarla, vendrá con toda propiedad pues es la casa de su Padre.
Sacará y expondrá en vergüenza a los sedientos de poder.
Sacará a todos aquellos que han contaminado el evangelio. Aquellos mercaderes de la fe y la política serán echados abajo.
Cuando seamos remecidos nuestro Señor con todo su poder manifestará su gloria a todos los que le necesitan y que por años yacen tendidos aún dentro de la misma casa de Dios.

Veo caer todo argumento humano, todo argumento de la carne, todo argumento satánico que hasta ahora han retenido el avivamiento por el cual hemos gemido por tanto tiempo para nuestras naciones.

"Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas; y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones. Y vinieron a él en el templo ciegos y cojos, y los sanó" Mateo 21:12-13-14.

Aún en su celo y enojo Jesús no deja de bendecir al que está caído. ¡Cuánto nos queda por aprender su carácter!

¿Quieres que se manifieste su poder en tu vida y familia?

Dios no puede manifestar su poder donde hay mezclas.

Permite que Él limpie todo y eche abajo todo aquello que está ahí por años y ha ocupado el lugar que le corresponde solo a Él.

Actúa hoy como Gedeón derribando el altar a los falsos ídolos aunque estén en tu propia casa.
La restauración de la casa de Dios comenzará con la restauración de nuestras familias.

Toda mezcla sea echada fuera!




Alberto Rojas
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

El Rey David y la Casa de Dios: Un llamado urgente para esta generación.

BUEY VIEJO - BUEY JOVEN.

Nacidos para GOBERNAR