Las PRIMERAS palabras de Jesús



¿Qué pasó en los 30 años de silencio de Cristo?

Con excepción de aquel diálogo de los 12 años. ¿Qué se gestaba y como se preparaba?

En el libro de Lucas podemos leer las primeras palabras registradas de Jesús.
¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? Lucas 2:49
Jesús al momento de decir estas palabras tenía doce años. Sus padres lo habían buscado con gran angustia por varios días y finalmente lo encuentran enseñando en el templo.
Las palabras de Jesús pueden sonar fuertes hacia los padres, pero es un llamado a recordar lo que ellos ya sabían. El era diferente.
Puede ser nuestra cultura totalmente distinta a la de ese entonces. Pero, lo que no podemos negar es que Jesús a los doce años sabía quién era y cuál era su propósito.
(En la cultura judía estaba implícito que el Padre Dios está por sobre el padre humano pero esto no significa que Jesús desconocía la paternidad de José, pues estaba sujeto como cualquier hijo lo está a su padre)
Delante de todos declara que los negocios de Dios son su prioridad.
Jesús aquí es un niñito, un teknon. Pero eso no le impedía saber quién era y para qué estaba en esta tierra.
Repito, Jesús tenía doce años, en la cultura de este pasaje un niño a los doce años dejaba los cuidados de la mamá y pasaba a estar con su padre para aprender el oficio de Él. Esto nos arroja más luz, Jesús antes de aprender el oficio de la carpintería sabía quién era y para qué estaba en este mundo.
En nuestra cultura moderna un niño a temprana edad es "ingresado" en el sistema educativo o dejado al cuidado de otros porque papá y mamá trabajan. Se les enseñan cosas que su mente abierta va recibiendo y esos conocimientos los mantienen durante toda su vida.
Sin embargo, todo esto no garantiza que el niño conocerá quien es y cuál es su propósito. Esa misión es de los padres. No del Kinder, no del colegio ni la escuela dominical (sin desconocer su aporte).
Los vacíos del ayer hoy nos pueden pasar la cuenta.
Jesús a los doce años ya era. Sin embargo, esta actitud no lo lleva a la soberbia y a la rebeldía. Jesús siguió a sus padres y les obedecía.
Jesús a los doce años ya sabía cómo declarar una verdad y con respeto.
Si observamos a los niños de doce años de hoy nos encontramos con contrastes demasiados notorios. Hoy en día es la generación más rebelde, sexualizada y violenta que se haya visto. Una generación adicta a la televisión y video juegos. Son desmotivados y vacios en general.

Ejemplo encontrado en internet:
""Me llamo antonella tengo 12 años me gusta cantar,bailar,actuar,desfilar,sacarme fotos y soy la mas divina de todo el cole mido 1,65 peso 47kl y soy re divina tengo el pelo negro(lacio con onditas)ojos marrones y soy super linda (todos los chicos me lo dicen) soy re divina cualquier cosa conectensen con migo mi msn es ...""

Satanás como siempre ha querido matar a las generaciones desde el comienzo.
 Sin embargo, nuestro Señor nos vuelve a recordar: "Si se instruye al niño en su camino, aunque fuere viejo no se apartará de el".
Urge decirle a las generaciones presentes, urge darles las buenas noticias: "Dejen de golpearse contra la pared, dejen de buscar identidad en las tribus urbanas, dejen de hacer algo que Dios nunca les dijo". Dios es su Padre y tiene un plan para sus vidas. Este es el primer paso de la madurez.
En Dios hay identidad, en Dios hay propósito.
Podemos tener el más alto conocimiento, se puede caminar sobre las universidades más prestigiosas y no tener idea de quienes somos ni cuál es nuestra tarea.
¿Tienes discípulos?
Urge que ellos sepan quiénes son y para qué Dios los tiene en la tierra antes que ocupar cualquier cargo en la Iglesia.
¿Tienes o tendrás hijos?
La tarea básica y clave es que nuestros hijos sepan quiénes son y para que están en este lugar. Sólo así vivirán una vida de acuerdo a la voluntad del Padre.
¿Y nosotros qué?
Nuestros padres hicieron lo que pudieron, ahora nos toca a nosotros estar abiertos para que nuestro Señor nos muestre su voluntad. Si es necesario "hay que nacer de nuevo" . Vivir todo nuevamente.

No debemos negarle a nadie la infancia espiritual, es una etapa radicalmente importante donde "se conoce al Padre que es del principio" y la vida cobra sentido y dirección.



Alberto Rojas

Twitter @ArjRojas
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

El Rey David y la Casa de Dios: Un llamado urgente para esta generación.

BUEY VIEJO - BUEY JOVEN.

¡PELIGRO! :: EL AMOR SE ENFRÍA